Una pregunta que sigo escuchando a los alumnos es…

 

Hoy comparto la reflexión de Eloy García. Profesor e investigador del departamento de Sociología en la Universidad de Alicante, apasionado del deporte y desde hace poco padre primerizo. Un docente que sigue aprendiendo para poder seguir el ritmo que marcan los jóvenes y no quedarse «oxidado» en rígidos patrones educativos.

 ¿Cuáles es la duda o inquietud más frecuente en tus alumnos/as?

Aún recueEloy García.rdo los  nervios que recorrían mi cuerpo el primer día que entré en el aula y me puse delante de  setenta  alumnos. En aquel momento todavía no me había planteado realmente lo que implicaba ser profesor.

Desde entonces llevo más de diez impartiendo clases y he visto la evolución en la actitud de los jóvenes, en sus valores, en la forma de relacionarse con los profesores… Y una  pregunta que sigo escuchando a los alumnos es:

<< ¿Para qué me sirve lo que estoy estudiando?  >>

Con frecuencia se sienten decepcionados porque pensaban que el hecho de finalizar una carrera les iba a dar todas las recetas necesarias para afrontar las exigencias de su profesión.  Pero quizás la pregunta clave debería ser:

       << ¿Sabe el alumno cuál es su talento,  su potencial, aquello que le hace singular ? >>

En base a mi experiencia, muy pocos jóvenes tienen claro el motivo por el cual han decidido estudiar una carrera o se han planteado dónde pueden encajar en base a su perfil. Curiosamente la incertidumbre sobre el futuro laboral ha favorecido que cada vez haya más estudiantes que a la hora de elegir una carrera prioricen los valores vocacionales frente a los materialistas:

  << ¿Qué me gustaría realmente hacer para sentirme realizado? >>.

En las Universidades se están desarrollando iniciativas en este sentido, pero lo ideal sería que los alumnos tuvieran claras todas estas cuestiones antes de aterrizar en el campus.

La orientación vocacional debería tener mucha más importancia en los planes de estudios ya que potenciaría el rendimiento y  el éxito de los estudiantes en esta nueva etapa de sus vidas.

Un reto en el que es necesario que nos impliquemos los docentes, activando nuestra creatividad y dejando atrás ideas encorsetadas, para poder satisfacer las necesidades que los jóvenes de hoy  nos demandan.

Share Button