¿Por qué no funcionó mi primera experiencia como emprendedor?


Isla para pensarPor fin me siento delante del ordenador para escribir  mi experiencia como emprendedor. 

Todo empezó  en una etapa de mi vida en la que estaba realizando un trabajo que no me gustaba y empecé a fantasear con la posibilidad de hacer «algo distinto».

Estaba pasando por una mala racha en mi vida, mi autoestima estaba muy tocado y pensaba que si me hacía EMPRESARIO la gente de mi alrededor me miraría con mejores ojos. 

En ese momento me gustaba la repostería creativa y sana. En el trabajo conocí a un compañero con unas inquietudes parecidas; él había tenido una tienda de electrodomésticos que tuvo que cerrar y tras 2 años en paro ahora quería montar algo relacionado con la repostería.

La idea de empezar un negocio a medias se fue haciendo cada vez más seria y al final de la campaña, antes de terminar el contrato, me vi envuelto en la búsqueda de locales que se traspasaran.

Sin embargo las cosas no fueron a mejor como yo pensaba. Poco después de poner en marcha la panadería, experimenté una ansiedad terrible al ver que me había quedado sin dinero, que era un negocio esclavo que me superaba y que mi socio y yo teníamos rumbos muy diferentes.

Me sentía fracasado e incompetente, nos manteníamos a base de no pagar a los proveedores, y mi contrato de sociedad me impedía abandonarlo todo sin quedarme con una «mano delante y otra detrás”.

Al final mi salud me pasó factura y tuve que dejarlo.  Tras mi marcha mi socio aguantó varios meses más hasta que finalmente traspasó el local.

Han pasado varios años y ahora me siento ilusionado, renovando mi sueño y planificando un nuevo proyecto.

Espero que lo que he aprendido me sirva para ser mucho más eficiente. Y  ojalá que mis “errores» te ayuden a no tomar decisiones precipitadas  o al menos para reflexionar sobre el paso que vas a dar.Buena suerte.

P.D.: Gracias por enviarme tu historia. Sé lo que te ha supuesto escribirla. Cada uno se “traga los clavos” a su manera y esta situación podría haber dado lugar a diferentes finales:

  • Lanzarte de manera ‘reactiva’ a probar con más proyectos para demostrar tu valía.
  • Paralizar cualquier iniciativa profesional por sentirte avergonzado e incompetente como emprendedor.
  • Renunciar al objetivo de alcanzar tu vocación por  miedo a equivocarte.

Sin embargo elegiste tomar las riendas de la situación con una actitud proactiva. Decidiste salir del sentimiento de impotencia y preguntarte: << ¿Qué puedo hacer yo? >>

Todavía tienes muchas preguntas sin resolver sin embargo esta experiencia te ha dado respuestas y límites. Inicias este nuevo comienzo sin tener que demostrar nada, sabiendo que quieres dar una oportunidad a tu talento y dar voz a tus lápices de colores. Hoy más que nunca tu timidez se ha ido a pasear y la alegría que respiran tus creaciones es reflejo de tu expansión…

Mensaje Febrero. Superar una dificultad.

                                 

 

Share Button