Año 1 en la universidad: empiezo y abandono la carrera.

saltando obstáculos

Empiezo el 2015 compartiendo la experiencia de un joven durante su primer año de carrera. A través de sus palabras nos hace ver como un final puede dar lugar a un nuevo comienzo. Como el «perderse» le ayudó a encontrarse.

Hola, mi nombre es Álvaro en el 2013 comencé el grado de Biotecnología y unos meses más tarde decidí dejar la carrera.

Recuerdo mis años de instituto cuando alguien me preguntaba ¿qué quieres ser de mayor? me asaltaban  las dudas y  respondía con tono despreocupado “todavía no lo sé”.

Más tarde, a mitad de secundaria conocí al que sería uno de mis mejores amigos. Yo seguía con mis dudas pero él tenía claro que iba a estudiar medicina. Tras estudiar juntos varios cursos, yo acabé pensando que también iba a elegir ciencias de la salud.

Otro factor que me influyó en esta decisión fue que mi padre es médico y siempre lo he visto como un modelo a seguir. Sin embargo, la nota de selectividad no me dio para estudiar medicina y opté por otra carrera de ciencias: Biotecnología.

A pesar de sacar el curso limpio, no disfruté del primer año de carrera como creía que lo iba  hacer y  al finalizar comencé a pensar en diversas alternativas.

Me planteé carreras más creativas como Diseño Gráfico o Publicidad. Finalmente elegí Publicidad ya que tenía la parte creativa que siempre me había gustado y también por la influencia de mi primo que la estaba estudiando. Pero al comenzar la carrera me di cuenta de que no era mi sitio, no me gustaban las asignaturas y me sentía “asfixiado” en clase.

Volvieron las dudas, el miedo a equivocarme, pero esta vez decidí no dejar pasar más tiempo y antes de que finalizara el plazo renuncié y me matricule en Ciencias Medioambientales.

No ha sido fácil,  no sabes cómo tomar la decisión y el lío que tienes en la cabeza no se aclara sólo con una clase en la que te dan  información de carreras o te pasan un test en el servicio de orientación.

Creo que hace falta una orientación más personal que nos ayude a comprender los nervios y miedos que te asaltan en el momento de querer elegir la mejor opción. Al final dejas la decisión para el final pensando que lo más importante es la nota de selectividad y en mi caso la presión me pudo.

Ahora han pasado las primeras semanas en la nueva carrera y puedo decir que estoy contento. Me han convalidado asignaturas que tenía aprobadas de Biotecnología y me siento con ganas de seguir estudiando.

Y aunque todavía me agobia pensar que me pudiera pasar otra vez, el aprendizaje que saco de mi experiencia lo resumo en tres ideas:

He de fijarme en lo que realmente me gusta, no lo que hacen mis amigos,  las preferencias de mis padres sino lo que a mi me llama la atención  tanto en el ambiente escolar como en el ambiente cotidiano, ese es el primer paso para poder decidir.

-He dedicar tiempo a conocer las carreras que más me llaman la atención y dejar de pensar que estoy desaprovechando mi tiempo por hacerlo.

-Puede que acierte a la primera o puede que me lleve varios intentos, pero peor sería dejar pasar los años estudiando una carrera en la que me siento asfixiado por miedo a equivocarme.

Share Button